¿Es simple el agua simple?, primera parte