¿Juego justo? El género en los juegos olímpicos. Segunda parte