Alien: La realidad supera a la ciencia-ficción