Caldo de vida: el genoma del mar