Cuando el föhn desciende sobre Cuernavaca