Federico Sánchez Rodríguez, un apasionado de la vida