Salto mortal: de la tortillería a las nanoantenas solares