A todo se acostumbra el hombre menos a no comer… almidón