Chikungunya, ¿un nuevo paso de baile?