Cuando las lagartijas ligan, ¿Una estrategia evolutivamente estable?