El estudio del origen de la vida: un campo en constante evolución