Hexafluoruro de azufre: el mejor aislante gaseoso y el peor gas invernadero