Hibridación: ¿promiscuidad biológica?