Los premios Nobel de Química 2018: La ingeniería de proteínas en un tubo de ensayo