Marcos Moshinsky: La medida de la seriedad científica