Mimetismo: la vida no tiene vergüenza de copiar