Plástico: El desecho interminable, ¿jamás degradable?